Maltrato contra la mujer

La violencia de género

¿Qué es para ti la violencia hacia las mujeres dentro del ámbito de la pareja?


Probablemente pienses en una violencia física, pero en muchas relaciones de pareja la violencia que ejerce el hombre sobre la mujer es psicológica.

En realidad, la violencia de pareja no es sólo violencia física.

De hecho, es muy difícil que una relación de pareja se construya, desde el comienzo, sobre las agresiones físicas.


Antes de que se produzca la violencia física, que no siempre llega a ser necesaria, se han producido dentro de la pareja una serie de comportamientos de él sobre ella, que son muy difíciles de percibir como violencia, pero que son la esencia de la misma, su caldo de cultivo.


Estos comportamientos intentan mantener el control, el dominio y la superioridad del hombre sobre la mujer. Una vez que se establecen qué roles tienen que cumplir cada uno dentro de la pareja, el hombre se resiste a todo lo que signifique una mayor autonomía para la mujer, como tomar decisiones, ampliar actividades o tener amistades propias de las que él no forme parte. Esto lo hace a través de la violencia psicológica, haciéndole dudar de este derecho o de sus capacidades, o ninguneándola, chantajeándola e incluso amenazándola con el abandono, o con quitarle a sus criaturas o, incluso, con violencia física.



¿Cuáles son los comportamientos de la violencia psicológica dentro de la pareja?


Algunos de estos comportamientos que, aunque nos cueste verlo, son parte del día a día en una relación de pareja en la que existe violencia psicológica hacia la mujer son:


  • No comparte las tareas familiares y domésticas, con independencia de que trabajes fuera del hogar.

  • No tiene en cuenta tus opiniones en temas familiares.

  • Te culpabiliza por todo lo que ocurre dentro del ámbito familiar.

  • Continuamente te hace dudar de tus capacidades en la toma de decisiones cotidianas para hacerte ver que es él el que tiene que tomarlas.

  • Controla tu dinero y las finanzas familiares.

  • Controla tus salidas y entradas.

  • Controla tus relaciones sociales, menosprecia y juzga a tus amistades, familiares, compañeros/as.
  • Incluso te descalifica, te insulta, te falta al respeto o te humilla…
  • Te amenaza con abandonarte, con quitarte a tus hijos/as y de maltratarte si no cumple con sus exigencias.


Si estas cosas forman parte de tu vida cotidiana, no lo dudes: es hora de salir de ahí


Al conjunto de este tipo de comportamientos se les denomina maltrato o violencia psicológica y siempre preceden al maltrato o violencia física. Sólo cuando la primera deja de funcionar como un mecanismo de control se pone en marcha la segunda y se suma a la primera.


Pero en muchas ocasiones no es necesaria la violencia física para que exista una violencia de pareja y por eso es tan importante que detectemos o reaccionemos cuando vivimos estas relaciones de control y dominio. Es fundamental que las tomemos como la alarma para reaccionar antes de que llegue la violencia física.


Porque recuerda: la culpa no es tuya pero la responsabilidad de salir de esa situación sí está en tus manos.



¿Qué te propongo en la terapia para mujeres que han sufrido violencia de pareja?


Someter a una mujer, día tras día, a la violencia psicológica consigue provocar en ella inhibición, desconfianza en sí misma, disminución de su autoestima, sentimientos de desvalimiento, confusión, culpas, dudas, tristeza… y un largo etcétera de efectos sobre su salud mental. Y por supuesto su salud física se ve afectada, puesto que las mujeres están soportando una situación de estrés continuada -no se sienten seguras-, que les provoca distintos molestares físicos como dolores generalizados, problemas de sueño, problemas alimentarios, disfunciones sexuales…


Si te sientes así porque estás viviendo este momento o has vivido una relación de este tipo es importante que hagas algo. Cuanto antes mejor, porque la tela de araña cada vez es más grande y más complicada de enfrentar.

En la terapia para mujeres que han sido víctimas de violencia en la pareja podrás compartir tus dificultades con otras mujeres que están en tu misma situación.


Entre las dos podremos comprender lo que nos pasa, desmontar todas las ideas que nos atan a esa situación, desentrañar todas nuestras culpas y entender la diferencia entre aquello que te mantiene en la situación de maltrato y aquello que te va a ayudar a salir, por ti misma y con el apoyo y la seguridad de mi parte.


Porque el amor no lo justifica todo, pero sí puede llegar a destruirnos.



Precio de la sesión:


  • 1 SESIÓN INDIVIDUAL.
    66€(*)

*Impuestos incluidos.


El pago de las sesiones se hace mediante transferencia o Bizum.



Puedes reservar tu sesión de exploración gratuitamente:


Llámame por teléfono y juntas podremos valorar tu situación personal para encontrar la mejor opción para adaptarme a tus necesidades.